Pese al auge del home office y la virtualidad, el día a día de las empresas las obliga a “moverse”, muchas actividades requieren de la presencia física de colaboradores o equipos de trabajo en diferentes provincias o ciudades y esto puede generar grandes dolores de cabeza si no se cuenta con un aliado estratégico que ordene y ejecute de manera clara y responsable todos los itinerarios de la empresa. 

Flota completa y para todos.

Hace un tiempo atrás, los taxis o remises corporativos se limitaban a ejecutivos de alto rango, pero hoy el traslado afecta a todos los colaboradores y es importante que la empresa a la cual se tercerice el servicio brinde opciones para todos, contando con una flota acorde. 

Servicio eficiente.

Atendiendo a las necesidades de transparencia y eficiencia, contar con una app especialmente desarrollada para coordinar todos los traslados es un plus en un servicio de transporte corporativo, que no solo brinda una experiencia simple sino que además permite contar con información de manera anticipada sobre el conductor, costo del viaje, etc.

Seguridad.

Vehículos con todas las normas y requisitos de seguridad al día garantizan un 50% el servicio, el otro 50% lo condiciona el transportista, por lo cual es sumamente importante que se controle su carga horaria y que su documentación se encuentre vigente.

A estos puntos centrales, luego se sumarán otros cualitativos como responsabilidad, transparencia y buen trato.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

/* ]]> */