Evitar gastos de viajes innecesarios, optimizar recursos y costos ocasionados por el desplazamiento de sus trabajadores es un objetivo clave en toda empresa, por eso es vital contar con un plan de movilidad.

Al momento de analizar las necesidades de transporte corporativo es importante revisar y considerar 4 factores claves que determinarán la estructura y recursos que deben emplearse. 

  • Cantidad de colaboradores en movilidad. Hay que analizar la cantidad de trabajadores que tienen necesidad de movilidad. Esto permite tener una visión del servicio que se debe contratar, un gran volumen de empleados en movimiento necesitará de una estructura más sólida y definida.
  • Departamentos/Áreas. Identificar cada área o departamento brindará una aproximación del número de trabajadores que requerirán movilidad. Por lo general no tienen las mismas necesidades de transporte un departamento administrativo que en uno comercial o técnico. Hay que tenerlo en cuenta y aplicar un proceso de estimación distinto para cada uno.
  • Las oficinas/plantas/locaciones de la empresa. Este ítem tiene por objetivo establecer las rutas, el ámbito de los desplazamientos. Tener en cuenta el área geográfica que alcanza el negocio, incluyendo dónde se sitúan los clientes. Se sugiere trabajar esa información en dos niveles: el local (misma ciudad y/o provincia) y el intercomunitario (otros países).
  • La frecuencia de los traslados. Si bien estará muy condicionada por el sector o el ámbito de negocio, lo importante es establecer un patrón o estimación de viajes mensuales de cada cargo y/o trabajador. No va a tener el mismo peso un colaborador que se desplaza 10 veces al día que uno que lo hace 1 vez cada tres meses.

Con esta información previamente analizada, se podrá gestionar y contratar un servicio de movilidad empresarial que responda a las necesidades de la compañía y con un coste más reducido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

/* ]]> */